jueves, 5 de marzo de 2009

Un nuevo reality Show: Pimp my Heart


Es una tarde pasiva de un sábado sin intencidades emotivas.
Recien acabo de llegar a mi rincón donde puedo reposar en paz, donde soy dueño de mis privadas fantasías que mi memoria esconde y delata cuando soy yo quien les proporciona sentido.
Busco ese artefacto que estimula mi pereza y no lo encuentro por ninguna parte, mi amigo el control remoto no esta visible, sé que podría levantarme de mi reposo relajante y pulsar el botón del encendido del televisor, culminar mi ansiedad pero no quiero, ando flojera, Ya!!, ¡Lo encontré!, ahora si me sumerjo en la deliciosa acción de navegar en canales buscando algo interesante que distraiga mis sentidos.
No lo sé en verdad pero percibo que últimamente los reality shows reclutan mas adeptos que los programas culturales o educativos y es que aunque no querramos admitirlo, nos gusta a la mayoría, el morbo que despierta ver la vida de personas extrañas a nosotros, sumergidas en sus propias vivencias y dilemas, a expensas de una cámara de video que busca aumentar el rating de televidentes y darnos a los que estamos al otro lado, un platillo condimentado de entretenida diversión.
Admito y me declaro culpable de ser asiduo a dichas entretenciones televisivas, mas que nada , a aquellas que involucran mujeres bellas con cuerpos voluptuosos porque se convierten en masajes visuales relajantes.

Reconozco haber suplantado en una dósis leve pero notoria, los documentales del Discovery Chanel o del History Channel entre otros, que siempre alimentan de conocimientos con valor esa ansiedad de saber y conocer mas, por estos irreverentes "Realities" que han invadido con acertada eficacia, las pantallas de los televisores que se permiten ser visitados, gracias a la selección robótica de nuestros dedos estimulando el control remoto.
Es asi como para mencionar algunos: American Idol, Big Brother, Amazing Race, Flavors of Love,I love New York, Tila Tequila,La vida surrealista, Made, Pimp my Ride, Next, El aprendiz, y tantos mas que no recuerdo en este momento, son estos shows los que logran fanatizarnos y hasta involucrarnos y despertar simpatias por esos personajes traidos de la nada a una realidad de TV.
Se ve de todo, desde personajes que parecen sacados de una historia surrealista e inexistente, otros por el contrario,tienen personalidades interesantes llenas de perseverancia y motivación.
Lo único que lamento es que se omitan de crear realities que te muestren a ser mas genuinos, menos frívolos, a cultivar una vida en armonía con los demás, a enseñarte a crear sueños de la nada y luchar por hacerlos realidad por muy dura que sea la travesía que te lleve en alcanzarlos.
Realities donde nos ayuden a corregir esos abismos afectivos que muchas veces existen en nuestras familias y que generan resentimientos que nos acompañan robándole color a nuestros dias innecesariamente.
Programas que te ayuden a sobrevivir los desengaños, a darle valor a las personas no por el carro o el dinero que poseen sino por su esencia, por el valor que como ser humano lleva consigo.
Por eso sugerí Pimp my Heart, para cambiarle la fachada fria y darle vida y mas humanidad a nuestro corazón para que las acciones que dejemos como huellas sean de sonrisas eternas.
¿Y que tal si en cada casa nuestra, existiera una cámara y fuera un Reality visto en otras partes del mundo sin restricciones de censura?
¿Permitirías que se trasmitiera? ¿El guión del programa dejaria moralejas con sentido?
Mientras descifro el acertijo, vuelvo pronto

Un abrazo

3 comentarios:

Suricato dijo...

mmm excelente dilema...en el fondo creo que el problema es que aunque no lo queramos en cierto modo nuestra vida es un reality show...

en fin, desde las primeras versiones de gran hermano he evitado la tele todo lo que puedo

ñ_ñ

Saludos

Suricato dijo...

por cierto, pasé, venía a eso y lo olvidé...si tengo una cabeza que bueno

te he dejado un pequeño regalito en mi blog, creo que se vería muy bien en el tuyo

¡saludos!

Suricato dijo...

por cierto, pasé, venía a eso y lo olvidé...si tengo una cabeza que bueno

te he dejado un pequeño regalito en mi blog, creo que se vería muy bien en el tuyo

¡saludos!