viernes, 18 de julio de 2008

Una mañana de Julio















El mes de Julio aun sigue dejándonos días lluviosos que dan ganas de quedarse dormido en cama y renunciar a la tarea diaria de levantarte y salir a trabajar.
Percibo que el año está corriendo a prisa sin avisar, con una implacable agilidad y tantas vivencias y lecciones se van quedando como consecuencias, como lecciones sabias que permiten que pueda reaccionar mejor ante las sorpresas inesperadas, escoger mejor los amigos y tratar de ser mejor ser humano, más sincero con las personas que quiero y que necesitan de mi.
A veces nuestras decisiones equivocadas nos llevan a eternos abismos que parecen no tener fin nunca y mientras caemos , la vida se pierde en intentos perdidos, en intenciones que no llegaron a materializarse, en promesas que solo fueron palabras susurradas en el aire.
Pero cuando todo vuelve a la normalidad, a pesar de una que otra herida en el alma que son lecciones aprendidas, si es que no supimos escoger el camino correcto, entonces a pesar de todo lo malo, de alguna forma nos sentimos algo más sabios, mas aleccionados, aunque a veces reincidimos tercamente en los mismos errores, todo tiene su límite y al final definitivamente logramos enderezar el camino.
Creo que esa es una cualidad del ser humano, tener la libre opción de cometer errores y enmendarlos, seguir adelante aunque desde luego a ninguno nos gusta pasar por situaciones que nos lastimen o que impliquen algún perjuicio de nuestra paz y estabilidad, pero el ser humano es contradictorio por naturaleza y siempre nos gusta en la mayoría de los casos, ir en contra de la corriente, hasta que nos volvemos sensatos y hacemos lo correcto que debimos haber hecho mucho tiempo atrás entonces entendemos el valor de vivir y aprender de lo vivido.
Más de una vez he escuchado y yo mismo lo he expresado que si se pudiera escribir una novela de nuestras vidas, serian un best seller que se leería sin aburrimiento y en más de un capítulo nos veríamos identificados con: conflictos familiares, conflictos por amor, encrucijadas laborales, pérdidas, defectos, virtudes, sueños, aspiraciones etc.…
En fin los días avanzan sin detenerse y en un abrir y cerrar de ojos estaremos a finales de mes admirando y expresando que falta tan poco para que este 2008 se esfume tan de inmediato.
Por ahora me tomo una taza de café para empezar el día con energías renovadas, algo nostálgico talvez viendo llover, quizás porque es inevitable que recuerdos de un pasado feliz me visiten cuando se da este fenómeno, pero solo es un breve suspiro que se disipara y me hará retomar el proceso de este nuevo día que recién empieza.
Un abrazo
SPS 18-07-2008

No hay comentarios: