miércoles, 16 de julio de 2008

Resurrección personal



















He Vuelvo de un destierro de sentimientos que estuvo a punto de romperme la fe y de desencajarme la alegría del alma y del rostro.
Siempre es verídico aquel decir que reza: Amar es arriesgar el corazón a sufrir pero si no se ama de esa forma, entonces ¿Dónde queda el mérito o la vivencia real de una entrega?
Ahora sigo aquí vagando solo con su recuerdo, un intento fallido que se llevo mi mejor entrega, mi mejor suspiro, mis mejores palabras y tal vez las pasiones más ardientes de un corazón que se mantenía en reposo de entregas afectivas.- Sigo fugitivo de su piel, su voz, un grito callado cubierto de lágrimas y penas injustas que no debieron ser, que eran solo la evidencia que un corazón se había entregado del todo, sin misterios, sin mentiras, con el compromiso fiel de ser presente siempre.
Y ese momento se fue de mi, aprendí a descubrir que sigo teniendo el valor para tomar riesgos con las cosas del amor, que puedo entregarme sin miedos, intentando ser una huella imborrable que se quede atesorada en el corazón de aquella mujer que logre cautivar de alguna forma mi atención y mis ansiedades sensitiva.
No es algo que suceda frecuentemente, muchas veces como hombres nos limitamos a disfrutar inicialmente de las delicias que un cuerpo de mujer puede regalarnos en la intimidad, es muy raro como hombres abrir el corazón, se nos caracteriza por ser machistas, fríos, calculadores y sexualmente activos, sin embargo, cuando un amor de forma imprevista nos toma por sorpresa, pues nos transforma y nos vuelve humanos y se dan eventos como el que viví, donde me di cuenta que a pesar de sentir una atracción universal por la belleza de todas las mujeres hermosas que suelo ver en mi día a día, siempre existe una, que posee un místico sentir, que hace que se cree un nuevo mundo en nuestro interior, un mundo que controla y en el cual aprendemos a decir un te amo sintiéndolo de verdad, no solo por decirlo y conseguir motivar un corazón enamorado, sino porque efectivamente al expresarlo, estamos sintiendo que proviene desde lo más profundo y valioso de nuestra alma accidentada y llena de conflictos.
Por primera vez intente seguir al pie de la letra el libro correcto del amor pleno pero lamentablemente no era el momento para caminar de su mano, el final llegó casi avisado mejor quizás que como se anuncio en la novela del crimen anunciado de Garcia Márquez, simplemente a veces se presienten cosas, se perciben, hay señales para determinar lo bueno y lo malo que va a sucedernos y realmente hay que hacerle caso a esos mensajes que llegan gratis a nuestro subconsciente.
Solo quise contar y liberar una tristeza aglomerada que cada día está teniendo mejorías y que a solas me libera cuando escribo, cuando desahogo el alma por porciones de letras contando que sigo siendo humano, que sigo equivocándome y sigo aprendiendo, voy afinando el alma, el espíritu , el corazón y esa funesta actividad de enamorarme.
Seré siempre un sentir desnudo, no se puede ir en contra de tu propia naturaleza, unos nacemos para amar, otros, para ser amados, muchas veces es complicado y casi un hito histórico, encontrar la afinidad en la entrega y recibo de afectos, pero sin embargo quien ama, siempre será feliz amando y claro está el que ama menos siempre de alguna forma se acostumbrara a recibir el amor a manos llenas, pero si no sabe lo, sabrá sentir el pozo profundo de la soledad.
Por ahora estoy de vuelta, con el corazón dispuesto para escribir en porciones de letras mis pensamientos, que siempre serán lo único que me pertenezca y se quedaran algunos por aquí queriendo volverme cómplice de tus ojos que me leen, no te pierdas seguiré estando aquí.
Un abrazo
16-07-2008

1 comentario:

Hilda dijo...

Hola Mario, gusto de saludarte y admirar tus lindas palabras como siempre, palabras tristes algunas veces pero con un gran contenido que nos llenan y nos hacen vernos identificados en ocaciones con ellas, enseñandonos que la vida sigue a pesar de...

Cuidate y sigue adelante como hasta ahora

Un fuerte abrazo para ti.